El coworking ha venido como una “moda pasajera” como algunos dicen, pero no es realmente así, ha venido realmente para quedarse entre nosotros. No se trata de una moda, se trata de una nueva forma de trabajar y relacionarse con el entorno de trabajo, sea del mismo rango o de otras disciplinas de lo más dispares.

Es precisamente en las grandes ciudades donde esta forma de ver el trabajo ha proliferado mucho en los últimos años, llegando a crear una verdadera red de espacios disponibles para los que se animan a formar parte de esta comunidad de trabajadores: los coworkers.

Pero la pregunta es: ¿Qué pasa con los pueblos y/o ciudades pequeñas?, ¿es que aquí no funciona la fórmula coworking?. La respuesta es un rotundo si, el problema (por llamarlo así) es animarse a montar un espacio para su gestión y a atraer gente para llenar sus dependencias. No deja de ser el mismo problema que existe en las grandes urbes, pero quizás aquí se ve un poco más desmesurado por los miedos que esto suscita, el fracaso sobre todo y por que realmente no se tiene una conciencia de comunidad laboral como el las grandes ciudades, y no precisamente por el individualismo que también subyace en la filosofía coworking si no más bien por lo contrario ¿Qué pinto yo en un espacio así, si me conoce todo el mundo y va a saber lo que yo hago?.

El coworking en el caso de los pueblos o pequeñas urbes de pocos habitantes (no hablamos de coworking rural, ese es otro tema) permite permanecer en su pueblo, aportando talento, iniciativa y sobre todas las cosas DINERO para la economía local. En los pueblos, sobre todo de Galicia, esto es especialmente importante ya que en los últimos años ha habido un éxodo masivo de personal altamente cualificado en busca de oportunidades laborales a capitales de provincia e incluso a otras comunidades, por no decir al extranjero, así que el coworking puede ayudar a retener estos profesionales en su localidad natal, para así contribuir al crecimiento y mantenimiento de la pequeña economía local.

Es tiempo de despegar la economía colaborativa en los pueblos. Animamos a emprendedores, freelance y pequeñas empresas a formar parte de este gran modelo de trabajo denominado coworking, y también animamos a los responsables municipales a incentivar estas formas de colaboración ciudadana, bien poniendo medios para ello o realizando inversiones de capital.

Si tienes cualquier duda o pregunta puedes ponerte en contacto con nosotros en colabor@atinne.com, también puedes hacerlo a través del teléfono 881899137.

Compartir

Comentarios

Deja tu comentario