¿Estamos “workificando” el hogar o “homificando” el trabajo?

El pensamiento y teorías acerca de los entornos de trabajo continuarán siendo muy debatidos, por supuesto. Como parte de este debate en curso, recientemente Bisley organizó un evento en su sala de exposiciones de Londres centrado en cómo las oficinas parecen estar transformándose en los hogares, y cómo nuestros hogares están, por el contrario, funcionando como lugares de trabajo. La mesa redonda fue dirigida por el profesor Jeremy Myerson de la Royal College of Art y la Academia WorkTech.

Jeremy comenzó recordando a los asistentes que el trabajo a domicilio no es un concepto nuevo. Hace más de 150 años nuestros lugares de trabajo y hogares coexistían. Es una percepción común anterior a la revolución industrial. El nacimiento de las fábricas y oficinas significó que el “trabajo” se convirtió en un destino.

Avanzando rápidamente hasta hoy, vemos que la economía digital ha permitido que la función de “trabajo” de nuestras vidas pueda desplazarse hacia el hogar (bueno, no solo al hogar, prácticamente a cualquier lugar).

El auge de la economía freelance, las start-ups tecnológicas, la tecnología móvil y la tendencia de coworking, sin duda, han penetrado en la cultura, el diseño y la expectativa de dónde, cuándo y cómo queremos trabajar. Esto ofrece nuevas opciones tanto para los trabajadores, cuando se trata de equilibrar el trabajo y la vida personal, como para las empresas, ya que estas tratan de cumplir con las expectativas de ser un “gran lugar para trabajar”.

El equilibrio trabajo / vida, es un concepto que se ha infiltrado en la retórica cotidiana de muchos trabajadores y empresas. Trabajar desde casa está visto como una manera de lograr el equilibrio que todos, al parecer, anhelamos. Se da a los individuos la oportunidad de manejar todas las cosas que se interpongan en el camino entre trabajo, familia y aficiones, al trabajar en lugares y momentos que se adapten a ellos, y que permite a las empresas reducir su espacio físico y ser consideradas como “modernas”. Pero, ¿es la solución? Las tendencias indican que, si bien estamos dispuestos a hacer espacio en nuestros hogares para el trabajo, también deseamos ser capaces de desconectar después de un día de trabajo…

La tecnología, junto con la movilidad resultante está alentando la individualidad y la autonomía. El “Presentismo” (la práctica de estar siempre presente en el lugar de trabajo y, a menudo durante más horas de las necesarias) se está convirtiendo en una cosa del pasado y está siendo sustituida por la producción. Por supuesto, para que el trabajo sea una actividad, no un lugar, tiene que haber cultura de confianza a través de todos los niveles de una organización. Afortunadamente, muchas empresas se han movido más allá de la noción de que el trabajo fuera de la oficina es similar a hacer pellas en la escuela.

Jeremy sugiere que a medida que la felicidad y el bienestar escalan en la agenda de muchos trabajadores, un sentido de propósito y realización es, posiblemente, el próximo gran desafío para los empleadores. Un sentido de propósito o conectividad a una causa a menudo se manifiesta a partir de la colaboración y el trabajo hacia metas compartidas, algo que puede ser muy difícil de lograr en un entorno doméstico. La conectividad llega a través de las conversaciones cara a cara. ¿Pueden los que se unen de forma remota utilizando la tecnología en su totalidad, participar y contribuir de manera efectiva?

Parece que volvemos al equilibrio. Las empresas necesitan crear espacios donde las personas quieran estar y en donde puedan absorber una cultura y unos valores corporativos mientras trabajan en estrecha colaboración con sus colegas. Lo que permitirá a la gente a trabajar dónde y cómo quieren y con una comprensión mutua explícita que el empleado elegirá.

Parece que el éxito futuro de nuestros lugares de trabajo no pasa por estar en un lugar específico, sino por la creación de una cultura basada en la asistencia, la confianza y la autonomía que permita prosperar la individualidad.

Fuente: workplaceinsight

Si quieres mantenerte informado de todos los cursos, ofertas, noticias, etc,… de Atinne apúntate a nuestra lista de correo haciendo clic aquí

Si tienes cualquier duda o pregunta puedes ponerte en contacto con nosotros en colabor@atinne.com, también puedes hacerlo a través del teléfono 881899137.

Exposición: VIAJE ENTRE DOS MUNDOS – Natalia Garrán Blanco LMDOE

E

l arte es una síntesis de la asimilación, de la imagen al ojo, al lado derecho del cerebro. La dificultad reside en reconocer , que el impulso y la emoción nace de una sensación. También la experiencia del inconsciente y el nivel de conciencia. Los artistas crean enigmas y desean camuflarlos para volverlos arte. Ahora, tras la creación de la obra, el espíritu se expande.

“Viaje entre dos Mundos” es una exposición entre lo espiritual hecho material. Desde diferentes culturas. Cada cuadro, cuenta una historia.

Natalia Garrán Blanco nace el 25 de Julio de 1987, según el calendario Maya “El día fuera de tiempo”. Se licenció en Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid. Posteriormente, se embarco en el estudio de la escultura, en la escuela Pablo Picasso de La Coruña. El motivo era transformar de lo material, algo espiritual. Algo, que está dentro de cada uno de nosotros y que cuenta nuestra historia.

coLABORatinne-entre_dos_mundos_02

En cuanto a la publicidad, ha trabajado desde 2013 hasta la actualidad. En el arte, esta es su cuarta exposición que implica conceptos más emocionales e intangibles.

Centrada en el arte actual, hace una reflexión sobre el inconsciente y la conciencia transportada al lienzo. Conocida como “La Mujer de Otra Época” LMDOE. Simboliza con este nombre el inconformismo, la búsqueda, la espiritualidad en un mundo industrializado, en el que a pesar de ello, nace una conciencia colectiva de lo material y espiritual. Porque ambos factores, sí se complementan. La exposición “Entre dos Mundos” habla sobre diversas referencias a la cultura griega e hindú, relacionada con el estado anímico y sucesos personales de la artista. Al principio, ella lo veía todo en blanco y negro, ahora ve el gris. Y tras una trayectoria llena de colorido, se centra en el blanco y negro para que el observador vea las obras, sepa apreciar la temática y acción, más allá de la distracción. Las diferentes culturas, aportan a todas las sociedades. Muchos de los cuadros, están relacionados con sueños e impulsos anímicos.

La exposición permanecerá abierta al público desde el día 21 de Octubre de 2016 al 3 de Febrero de 2017, en horario de Lunes a Viernes de 10:00h a 14:00h y de 16:00h a 20:00h.

CARTEL A4 EXPOSICION VIAJE ENTRE DOS MUNDOS

coworking
coLABORatinne white

Angel Rebollo 56

si te pierdes:

Tlf : +34 881899137

o tweet: @colaboratinne